Sachenka Santos

Redacción "La Voz Dominicana en Europa". Publicista

“Un paso audaz de la República Dominicana”

María Ivánnikova
sputniknews.com

La República Dominicana rompió lazos con Taiwán y estableció relaciones diplomáticas con China. El profesor titular de la Cátedra de Relaciones Internacionales de la Universidad MGIMO, Andréi Sídorov, comentó a Sputnik a qué se debe el giro de la República Dominicana hacia China y cuáles serán sus consecuencias para la región.

Actualmente los aliados de Taiwán son países pequeños que se concentran en Asia-Pacífico, África, Latinoamérica y el Caribe. Entre ellos están Nicaragua, Honduras, El Salvador, Guatemala, Haití y Paraguay.

“Los estados de América Central están agobiados por una dependencia excesiva de Estados Unidos. Necesitan un contrapeso para una maniobra más libre y para equilibrar su relación con EEUU. En el mundo moderno, China es el país que podría convertirse en este contrapeso”, comentó al respecto Sídorov.

Según el analista, los países de América Central mantienen relaciones diplomáticas con Taiwán siguiendo una “persistente recomendación de EEUU para mantener a Taiwán a flote”.

“Por lo tanto, para la República Dominicana, es un paso audaz e incluso revolucionario”.

El interlocutor de la agencia opinó que son varios los factores que provocaron este giro de este país hacia China.

“La principal actividad económica de la República Dominicana está relacionada con el turismo. La afluencia de turistas chinos se veía obstaculizada por las relaciones diplomáticas con Taiwán. Ahora el régimen sin visados está a la vuelta de la esquina. Y esto podría contribuir seriamente al desarrollo de la industria del turismo”, señaló a Sputnik Sídorov.

Asimismo, el experto observó que China mantiene unas relaciones mutuamente beneficiosas con Cuba. “Esta experiencia sirvió de ejemplo ilustrativo para la República Dominicana”, añadió.

Sídorov recordó además que el presidente de EEUU, Donald Trump, insultó en enero de este año a los vecinos de la República Dominicana, el Salvador y Haití al llamarlos “países de mierda”.

Todo esto, según el analista, impulsó a este país latinoamericano a “intentar emprender un viaje libre y establecer relaciones con China”, reduciendo así la dependencia de Estados Unidos.

El ministro de Asuntos Exteriores dominicano, Miguel Vargas, señaló que “se abre una nueva etapa estratégica”. El canciller chino, Wang Yi, por su parte, destacó que el nuevo aliado diplomático de China “es la mayor economía de Centroamérica y el Caribe” y tiene “una importante influencia en los asuntos regionales”.

Deja tu comentario

comentarios