Redacción La Voz

Redacción del periódico "La Voz Dominicana en Europa".

Analemma Tower fue pensada para viajar a diario del hemisferio norte al sur, con paradas en distintas ciudades.

Fuente: http://www.cloudsao.com/ANALEMMA-TOWER

En un intento por modificar la perspectiva posicional de la construcción, el estudio de arquitectura Clouds AO (Clouds Architecture Office) propone quebrar el modelo tradicional de edificación urbana a través de la Analemma Tower, un rascacielos que en lugar de estar afirmado en el suelo, quedaría anclado de un asteroide a 50 mil kilómetros de altura. Y si bien en un plano detallado ofrecen posibles soluciones para, por ejemplo, soportar las tensiones de la estructura, muchos de los materiales y tecnologías necesarias para su ejecución, todavía no fueron concebidos.

La sustentabilidad de este concepto se basa en dos experimentos espaciales. Uno es el UOSS (Universal Orbital Support System), un sistema que consiste en suspender un objeto de una cuerda que orbita en el espacio. El otro es el programa ARM (Asteroid Redirect Mission) de la NASA, para localizar un asteroide cerca de la órbita de la Tierra, sujetarlo con una sonda robótica y situarla en una órbita estable. Las pruebas en este caso comenzarán en 2021.

Imagen de cómo sería el proyecto Analemma Tower, el rascacielos diseñado para ser colgado de un asteroide.

De acuerdo a sus creadores, la torre, que no tiene fecha de construcción, “derribará el mito del rascacielos”, dado que la construcción se hace en el sentido inverso: desde el cielo hasta el suelo. Además, por su ubicación permitiría evitar fenómenos naturales como terremotos, tsunamis e inundaciones que afectan anualmente a gran parte del mundo.

Así, de la gran roca espacial bajará un cable que llegaría hasta la superficie terrestre, el cual sería fijado para que a partir de ahí comience la construcción. La torre pendería de un asteroide en órbita a 50 mil kilómetros de la Tierra. De este modo, el rascacielos quedaría cerca de la órbita geosincrónica (32.000 metros), donde los satélites no varían su posición respecto a la superficie terrestre.

 

 

Para el acceso de personas y el abastecimiento habrá “estaciones de transferencia”, que serán como paradas de colectivos. Para el que perdió la conexión, la otra alternativa serán drones para pasajeros.

El antecedente inmediato del Analemma es el ascensor espacial, solución para una comunicación espacial con la que varios científicos se permitieron soñar. Se trata de una estación espacial de la que parte un cable de 35.786 km de largo que llega hasta el suelo y que puede tener forma de riel. Los ingenieros que trabajan en este prototipo indican que falta un cable capaz de soportar una fuerza de tensión de 50 gigapascales.

En semejante longitud de edificio, permitiría crear en su interior una auténtica ciudad. “La torre se instalará en secciones, cada una con una función designada para que los residentes se sientan más en casa”. Los negocios irán en el extremo inferior de las torres y los dormitorios se colocarán en la mitad del edificio”.

Lo fabuloso de tener una vivienda a 32km del suelo, es que por la curvatura de la Tierra, se podrán disfrutar unos 42 minutos más de luz al día. El gran inconveniente es que si uno quiere salir al balcón a tomar aire, la temperatura rondará los 40° bajo cero, lo que implica que debería estar presurizado como una nave espacial y tendría que almacenar reservas de oxígeno, agua y víveres.

 

¿Que opinas? Dejanos tu comentario.

Deja tu comentario

comentarios