Sachenka Santos

Redacción "La Voz Dominicana en Europa".

«El olimpismo es una filosofía de vida, que exalta y combina en un conjunto armónico las cualidades del cuerpo, la voluntad y el espíritu. Aliando el deporte con la cultura y la educación, el olimpismo se propone crear un estilo de vida basado en la alegría del esfuerzo, el valor educativo del buen ejemplo y el respeto por los principios éticos fundamentales universales».

A propósito de la próxima celebración de los I Juegos Patrios Dominicanos en Europa y aprovechando la frase de Conrado Durántez*: «Si el deporte no sirve al hombre, para nada sirve» somos conscientes de qué se está trasmitiendo a través de la práctica del deporte y de esta celebración para los dominicanos.

Las competiciones deportivas no solo obligan a una progresiva mejora de los récords y desempeño físico de los atletas, también implican un perfeccionamiento moral y ético para quienes han de reglar y participar, ya que la disciplina, una vez se integra en la vida de quienes practican algún deporte, traspasa a la actitud vital y mejora en muchos aspectos la convivencia entre los seres humanos.

Aquel “citius, fortius, altius” (más rápido, más alto, más fuerte) sigue estando muy presente. Nunca quedará trasnochado y obsoleto, pues cada vez que un atleta logra imponerse sobre sus contrincates, entiende que más que su rapidez, altura o fuerza, es su mente la que ha triunfado sobre su cuerpo.

El deporte es un catalizador que ayuda al ser humano a mejorar, en todas las facetas vitales. La filosofía de Coubertín en la que primaba el encuentro de culturas, razas, religiones bajo un mismo credo: sigue siendo otro de los pilares del deporte. Asimismo, subyace la superación, el esfuerzo por dar lo mejor en cada competición, ver a otro atleta no como un rival, sino como el ser que sirve de acicate para superarte a ti mismo.

Pierre de Coubertin, precursor de la filosofía del olimpismo, enfatizó los valores de igualdad, justicia, imparcialidad, respeto a las personas, racionalidad, entendimiento, autonomía y excelencia, como paradigma del movimiento olímpico. Participar en unas competiciones, con más o menos peso es la consecuencia de la práctica de estos valores.

Para los dominicanos que residen en el exterior, esto  enaltece los valores de su identidad, esta celebración se convierte, en sí misma, en un éxito colectivo independientemente del resultado. Formar parte de esta celebración es una oportunidad para aprender, una experiencia que les brinda un aliciente para la autoestima como pueblo y que anima a afrontar nuevos retos.

Los valores deportivos deben estar presentes en todos nosotros, en cada persona, deportistas o no. Nos dan la seguridad de que, esforzándonos, siendo constantes, respetando a quien nos rodea y superando las dificultades llegaremos a donde queremos estar, haciéndonos responsables en todo momento de cada decisión que tomemos.

* Conrado Durántez Corral (Ferrol, La Coruña, 21 de agosto de 1935) es el Presidente y fundador de la Academia Olímpica Española, Presidente fundador del Comité Español Pierre de Coubertin (1998 -), Presidente fundador de la Asociación Panibérica de Academias Olímpicas (1990 -), Presidente de la Unión Española de Filatelia Olímpica (1996 -) y Presidente de Honor del Comité Internacional Pierre de Coubertin del que fue su Presidente (1990 – 2001). En 2008 recibió la Medalla de Oro de la Real Orden del Mérito Deportivo, otorgada por el Consejo Superior de Deportes.

Deja tu comentario

comentarios