Sachenka Santos

Redacción "La Voz Dominicana en Europa".

Cuando se vive fuera del lugar de nacimiento, es una suerte contar con exponentes del arte que destacan. Encontrar en una pintura un reflejo que tu identidad, sentir tu propia voz en el lienzo de un artista con quien se comparte la raíz de la tierra natal, produce una mezcla de nostalgia y alegría.

El 17 de julio de 2017 el Ateneo de Madrid acogió en su sala de exposiciones Prado 19, la más reciente exposición del artista plástico Manolo Romero Solano (Manolete). A la inauguración acudieron miembros del cuerpo diplomático dominicano, artistas, miembros del Círculo de Bellas Artes de Madrid, pero, sobre todo, acudieron amigos de Manolete.

Manuel Romero es egresado de la Escuela de Altos de Chavón donde estudió diseño de interiores y bellas artes e ilustración, un artista nato, tan inquieto como para continuar estudios en la ciudad de Madrid, desde hace cinco años en el estudio del Maestro Pablo Sodich a partir de ahí ha seguido creciendo como artista.

En la obra de este artista nos encontramos con el evidente resultado del trabajo constante, la búsqueda del aprendizaje, por su trabajada técnica, pero sobre todo podemos percibir la pasión con que desarrolla cada uno de sus proyectos.

El Excelentísimo Embajador de la República Dominicana ante el Reino de España, Olivo Rodríguez Huertas y su esposa, Doña Virginia Objío, acompañaron al artista señalando la importancia que brindar apoyo a los creadores que representan al País en el Extranjero.

La muestra fue dedicada a los Caballeros de la Orden de Santiago, en ella se rebelan las cuatro estaciones en su estado más puro, también aparecen escenas de la vida cotidiana en una intimidad donde el artista utiliza un gran despliegue técnico que abarca desde los clásicos del impresionismo, el fauvismo, el cubismo y el arte abstracto, donde la luz y el color juegan un papel protagónico.

Los Caballeros de la Orden de Santiago gozan de un gran honor que la vida les regala, grandes genios de las artes anhelaron ese galardón, Velásquez, Duques y Condes tuvieron ese privilegio.

En palabras de Manuel Solano, lo más importante no es mantenerse, más bien es seguir creciendo cada día. Es una oportunidad que Dios me regala para crecer.

En dicha exposición estuvieron presentes destacados funcionarios dominicanos y europeos además del Excelentísimo Embajador dominicano. El Ministro Consejero de la Embajada, Don Frank Bencosme; Doña Clara Morel, Ministra Consejera; el cónsul dominicano en Valencia, Don Jorge Cordero; la cónsul dominicana en Hamburgo, Doña Mercedes Brito; el cónsul dominicano en Frankfurt, Don Ramón Carreño; la cónsul dominicana en Holanda, Doña María Brazobán; el cónsul dominicano en Marsella, Don Manuel Colón; el agregado cultural de Valencia, Víctor Ramírez; el señor Roberto Jiménez; la Directora del Ateneo de Madrid, Maite Pedraza; la directora del Círculo de Bellas Artes de Madrid Lidija Sircelj, una nutrida representación del consulado de Madrid, personalidades del arte y la cultura, entre otros.

El artista agradece infinitamente el gran apoyo recibido por el ministro Don Frank Bencosme en su carrera en Europa. Para mi Don Frank, más que un gran soporte ha sido un amigo.

Deja tu comentario

comentarios