Sachenka Santos

Redacción "La Voz Dominicana en Europa". Publicista

En la República Dominicana hay sectores empeñados en que nuestros ciudadanos y la comunidad internacional fije su atención en los problemas que están pendientes de ser solucionados, males que se arrastran desde tiempos inmemoriales.

Obvian de manera intencionada explicar las razones por lo cual existen y quienes han sido sus responsables. Están empeñados en que la población pierda la fe y tenga una visión catastrofista de nuestra sociedad. Agreden sistemáticamente todas las esperanzas y razonamientos que indican que la República Dominicana avanza por buen camino.

Siembran dudas sobre el liderazgo nacional y procuran de manera militante que el vaso de la realidad nacional se vea medio vacio, cuando en realidad este está en proceso de llenado. Insisten en negar que nuestro país exhibe progresos sustanciales en diversas materias y que se trabaja decididamente para resolver los pendientes.

Para saber cuál es la realidad de un país que mira al futuro con optimismo y que se esfuerza en lograr una sociedad más inclusiva, solo basta ver los trabajos que se hacen para erradicar el analfabetismo (herencia maldita que todos los gobiernos anteriores al que preside Danilo Medina, ignoraron gobierno tras gobierno)

La Revolución Educativa en marcha, construcción de miles de viviendas de bajo costo, los avances del Seguro Nacional de Salud (SENASA), el crecimiento de la economía, los avances en el transporte masivo de pasajeros, la construcción o remodelación de centros de salud, la modernización de los servicios de la administración pública con la República Digital, el sistema Nacional a Emergencias y Seguridad 911.

Los muchos proyectos de producción agrícola financiados en las llamadas Visitas Sorpresas, el aumento del turismo, la confianza de los capitales internacionales para invertir en la isla, la creación de los Centros de Atención a la Primera Infancia (CAPI). La construcción de una de las mayores obras de ingeniería civil del país (Central Termoeléctrica Punta Catalina, entre muchos logros).

Y es que para saber si avanzamos, solo hay que echar la vista atrás y comparar los pasados gobiernos irresponsables, con uno que tiene un verdadero proyecto de país, pues toma en cuenta el factor humano, que hará que en la República Dominicana haya justicia y prosperidad para la mayoría en un futuro no muy lejano.

Deja tu comentario

comentarios