Doris Araujo

Periodista Dominicana. Directora del periódico "La Voz Dominicana en Europa"

Luis Daniel Núñez

Fotografía : Leandro Ventura

Madrid (España).- Las familias que visitaron este fin de semana el Espacio Cultura Dominicano de la Feria del Libro de Madrid disfrutaron dos días repletos de cuentos infantiles a cargo de los países miembros del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), que preside la República Dominicana hasta finales del mes en curso.

El embajador dominicano ante el Reino de España, Olivo Rodríguez Huertas, explicó que “La hora del cuento” se inscribe dentro del amplio programa de actividades que ha desarrollado el país  a lo largo de su presidencia pro tempore en el importante organismo internacional.

“Quisimos  aprovechar la Feria para que los diferentes países que integramos el SICA pudiésemos interactuar con los niños, sobre todo españoles, mostrándoles parte de la riqueza de nuestra literatura infantil”, explicó el embajador

En términos similares habló Ligia Reid Bonetti, ministro consejero de la misma Embajada, cuando señaló que la legación dividió sus actos en la presidencia en: “Comerciales, culturales y de cooperación”.

Agregó que, al momento de invitar a los demás países del sistema al pabellón dominicano la respuesta fue muy positiva.

“A ellos les encantó, pues fue una forma de exponer a sus autores de cuentos infantiles dentro de un marco abierto a los caminantes de la Feria”, reveló. Y anunció a que para cerrar la presidencia pro tempore dominicana realizarán, del 12 al 14 de los corrientes, una actividad similar, pero de cine y para adultos.

“La hora del cuento”

La República Dominicana abrió “La hora del cuento” con Taína Almodóvar Gil y “Zul”, un inquieto topo cuya curiosidad lo lleva a salir de su vida subterránea para conocer las maravillas de la superficie.

Zul, relató la propia autora y diseñadora del cuento luego de su presentación, “es una historia autobiográfica que surgió luego de abandonar el país para venir a Europa a estudiar la carrea de Diseño Digital en el Instituto Europeo de Diseño de Madrid”.

 

 

Mientras que los representantes del El Salvador compartieron con los pequeños “Memoria con mi Madre” (Edgar Reyes) y “La vaca que no daba leche” (Salvador Guillermo Muñoz).

De acuerdo con el ministro consejero de la Embajada salvadoreña, Max Figueroa, “estos relatos hablan del amor incondicional de las madres hacía sus hijos; y de la vaca lechera, tan presente en la vida de los campesinos de su país”.

La presentación de los cuentos la realizaron Delia y Laura Pacas con el acompañamiento musical de Iván Larreynaga.

A su vez, la Embajada de Honduras escogió para su intervención “El zompopito”, la última obra del escritor Guillermo Anderson, fallecido hace poco.

“El zompopito (hormiga de gran tamaño) representa muy bien a nuestro país. Su protagonista quiere llevarle a su amiga mariposa una flor pero, como es tan pequeño, pese a ser grande en el mundo de las hormigas, recibe la ayuda de sus demás amigos de la selva”, concluyó María Castillo, encargada de Turismo de la Embajada hondureña en relación a la obra del querido autor de su tierra.

“Si le preguntas a cualquier panameño por un cuento infantil todos pensamos en La Cucacrachita Mandinga” (Rogelio Sinan).

La afirmación es del agregado cultural de la Embajada de Panamá, Celso Córdoba, tras preguntarle el motivo de la elección de la graciosa y aleccionadora historia con que cerró el primer día de “La hora del cuento”.

De acuerdo con Córdoba, el cuento trata de una cucarachita vanidosa que halla una moneda y decide comprar una cinta para embellecerse y así encontrar marido.

Segunda jornada

La Embajada de Costa Rica eligió la motivadora obra de la popular escritora Ani Brenes, interpretada por el pintor Liber Rojas, quien diseñó unas marionetas especialmente para la ocasión, las cuales manipuló junto a su esposa.

“Mari-Mariquita” es un cuento muy especial. Relata la historia de alguien que piensa que el mundo es un lugar oscuro, pero que en realidad puede estar lleno de color si uno quiere. Y para eso están los artistas, para que podamos hacer la vida más fácil a la gente que la está viendo más difícil”, declaró Doris Osterlof, embajadora costarricense.

En cuanto a la invitación dominicana, Osterlof la calificó de ser una forma muy linda de transmitir a la ciudadanía española que nuestros países están llenos de sensibilidad y cariño hacía los niños.

En tanto que Carlos Midence, embajador de Nicaragua ante el Reino de España, nos explicó que seleccionaron dos cuentos y un poema de Rubén Darío (“El caso de la señorita Amelia”, “El nacimiento de la col” y “A Margarita Debayle”, respectivamente) por tratarse del escritor más emblemático de su país.

“Es el escritor que cambió la forma de hacer y escribir poesía e incluso narrativa y periodismo. Por tanto, era un deber nuestro darlo a conocer a estas nuevas generaciones”, admitió sobre el material que leyeron a los espectadores.

La actividad cerró con “Las batallas de Flaquito”, de Luis Fernando Valenzuela. Este cuento narra la convivencia del delgado cepillo de dientes (Flaquito) con su joven dueño.

Arturo Jutzuy, agregado Cultural de legación guatemalteca, resaltó que Flaquito le muestra a los chiquitos la importante de los dientes y del cepillado tres veces al día.

Deja tu comentario

comentarios