Doris Araujo

Periodista Dominicana. Directora del periódico "La Voz Dominicana en Europa"

Luis Daniel Núñez

Fotos. Leandro Ventura

Por primera vez el país tiene un pabellón donde coincidieron cinco ganadores del Premio Nacional de Literatura

Madrid (España).- La República Dominicana hizo historia en su segunda participación en la Feria del Libro de Madrid gracias a 50 escritores y más de 60 actividades que llenaron de literatura con sabor caribeño los 17 días del prestigioso evento cultural.

El pabellón bautizado como “Espacio Cultural Dominicano”, lugar donde coincidieron, entre otros, cinco ganadores del Premio Nacional de Literatura, fue una iniciativa de la Embajada de la República Dominicana ante el Reino de España y la Asociación Cultural y de Cooperación al Desarrollo Biblioteca República Dominicana (ACUDEBI).

Olivo Rodríguez Huertas, embajador dominicano ante el Reino de España, expresó su inmensa alegría por la acogida que tuvieron nuestros escritores en las actividades organizadas en el marco de la Feria; a la vez que felicitó a todo el equipo de la Embajada y de ACUDEBI que hicieron posible la  participación exitosa de la República Dominicana.

“Es la primera vez que hemos tenido un pabellón propio en la Feria del Libro de Madrid, por lo que agradezco a don Manuel Gil, director de la Feria del Libro de Madrid, por las facilidades brindadas para que la República Dominicana tuviera un espacio digno para nuestros escritores que viven dentro y fuera de nuestro país”, confesó emocionado el embajador, antes de agradecer a la cincuentena de creadores que aceptaron gustosos la invitación, pese a vivir, muchos de ellos, en distintos puntos del planeta.

En términos similares habló el director de ACUDEBI, Daniel Tejada, cuando dijo que lo de este año es sólo el punto de partida hacía una visión más amplia de la proyección de nuestra cultura en el extranjero.

“Colocar a nuestros escritores y literatura en el terreno internacional es nuestro principal objetivo”, puntualizó.

Tejada resaltó que, salvo Rumania (país de honor), la República Dominicana tuvo un pabellón en el que hubo desde puesta en circulación de obras hasta charlas y conferencias en las que el público pudo interactuar más de cerca con sus escritores.

Los protagonistas

Sin duda alguna, las estrellas del Espacio Cultural Dominicano, y de la Feria del Libro de Madrid en sentido general, fueron los escritores.

En el caso dominicano, para esta segunda y gran participación, se reunió a figuras de la talla de los Premios Nacional de Literatura: José Mármol, Ángela Hernández, Mateo Morrison, José Acosta y Tony Raful.

 

A ellos se sumaron las plumas de Frank Moya Pons, Manuel García Arévalo, Virginia Read Escobal, Genaro Rodríguez Morel, Kianny Antigua, Minerva del Risco, Frank Báez, Miguel de Mena y Rita Indiada, por citar sólo algunos.

Pese a que el Espacio Cultural Dominicano era uno de los más grandes y confortables de la Feria, el programa gestado por la Embajada y ACUDEBI decidió salir del recinto ferial e ir a puntos tan importantes como la Casa de América, el Instituto Cervantes, la Casa de Cantabria en Madrid y la Sede de la Secretaria General Iberoamericana (SEGIB).

Una iniciativa que otorgó el más hermoso y mágico toque infantil al pabellón, definitivamente, fue “La hora del cuento”, actividad organizada por la Embajada de la República Dominicana ante el Reino de España en el marco de la Presidencia pro tempore del Sistema de Integración Centroamericana (SICA).

En esa actividad, representantes diplomáticos acreditados en España de cada uno de los países miembros del SICA compartieron parte de su literatura infantil con decenas de pequeños que asistieron a la Feria.

Durante la Feria del Libro número 77, también se lanzó un número especial de la prestigiosa “Revista Intramuros”, dedicada por completo a la República Dominicana.

En la publicación, dirigida por el abogado e intelectual argentino Beltrán Gambier, aparecen autobiografías o “biografías mínimas” de dominicanos de diferentes áreas del saber cómo: Rafael Solano, Freddy Ginebra, Carmen Imbert Brugal, José Mármol, Antonio Ocaña, Manuel García Arévalo, Víctor Víctor, José Antonio Rodríguez o Soledad Álvarez.

 

Más del El pabellón

El Espacio Cultural Dominicano, sin temor a equívoco, fue una de las sensaciones de la Feria, y no sólo por su decoración basada en retratos de gran tamaño de Juan Pablo Duarte y Pedro Henríquez Ureña, sino también por las hermosas imágenes de aves autóctonas de la isla aportada al Espacio Cultural Dominicano por “INICIA” y la estupenda selección de obras de nuestra literatura que fue organizada por el propio embajador Olivo Rodríguez Huertas.

Víctor Ramírez, bailarín y gestor cultural que participó en el equipo de coordinación de la Embajada dominicana, contó que la dirección de la Feria elogió a tal nivel el espacio, que dijo que se inspiraría en él para futuras ediciones del magno evento literario.

“Es increíble lo que se ha logrado. Nosotros nos hemos sorprendido con estar siempre a casa llena en las actividades y con la repercusión mediática que hemos tenido”, resaltó.

Deja tu comentario

comentarios